• El Sumergible Neuronal

    Escribimos sobre música, cine, cultura, sociedad, meditación, juguetes, estilismo, juegos arcade., etc, en definitiva, todo aquello ligado a la generación 60-70 del siglo XX y derivados de la misma, que también involucran a la actualidad.

  • ¡Vive la generación dorada!

    Temática musical y coleccionismo en todo tipo de objetos de las décadas de 1960 y 1970 preferencialmente, época dorada del rock y el cenit de la música en todas sus vertientes, hasta la actualidad.

  • Género de Géneros

    Reseñas semanales dando a conocer los mejores discos extraídos de nuestras extensas colecciones discográficas

  • Sumergible Neuronal Films

    Cada semana una película de culto dedicada a la trídecada (60-70 y 80 hasta la actualidad), difícil de obtener y a la mejor calidad de imagen 720p-1080p

  • Juegos Retro

    Pasión por las máquinas arcade y sistemas de consolas generaciones precedentes hasta la actualidad

Pulsar (1975 - 2007)

Mientras escribo y escribo, Halloween de Pulsar armoniza mi étnico e histórico habítaculo personal, a la luz de un candil, en un bramante de duende y numen, tal y como lo cité un 11 de noviembre.

Aquella reseña que abrió la temporada otoñal de 2015 con los mayestáticos Egg. Ahora en igual situación, me encuentro sentado cerca del tocadiscos resquebrajando las frecuencias usuales de mi música común.

Pulsar en su tercera obra en estudio, al margen de los grandes exponentes del entonces, en una Francia poco consolidada en comparación con las grandes naciones musicales del momento; Inglaterra, Italia, Alemania, etc.

Tras la revuelta de mayo del 68, toda una corriente juvenil extrajo lo acorde eventual, el aire de la nueva revolución contra el orden establecido, los valores cívicos de antaño se deshacían como cualquier otra revuelta ocurrida en el pasado.

Es ahí el punto de inflexión, tras el derruir de la estructura otorgada bandas del entorno elogiaban el irascible impulso decisivo, aunque como ya hemos citado anteriormente, el número total de ellas podía ser computado con las falanges de las manos hasta la fecha de 1973, y aún más su vínculo exhaustivo frente al avance alucinógeno ocurrido en la Britania (rock progresivo):

Alice, Experience, Omega Plus, Chico Magnetic Band, Daevid Allen y Gong, Moving Gelatine Plates, Ange, Zoo, Motus, Total Issue, Triangle, Zabu, Nino Ferrer, Johny Hollyday, Ophiucus, Troc, Tri Yann,  Jean-luc Ponty, Variations, Kravetz, Orient Express, Perception, Red Noise, Couer Magique, Komintern, Cruciférius!, Ame Son, etc.

Y como no, todas aquellas ligadas al género Zeuhl en su totalidad: Kobaiän (verdaderos fundadores de la etiqueta, con un bisoño Christian Vander al cargo del Liderazgo), Magma (secuela de Kobaiän), Zao, Univeria Zekt, etc.

Todas ellas en vanguardia y con un desastroso éxito de venta a excepción de la agrupación de Christian Vander (Magma) y los hermanos Decamps (Ange), mientras el restante soportaba los desaires de la impopularidad, una tediosa manifestación progresiva, tras el 73, fecha de emersión de toda la vorágine que estaba por llegar.

Las industrias disqueras finalmente aceptaron que el rock progresivo era una realidad vigente, ligamen de una nubilidad implacable.

Las bandas se incrementaron de una forma inverosímil: festivales, auditorios, merchandising y cualquier otra cosa que implicara al género preferente, era acogido por los galos.

Dentro de la letanía (que no pienso citar, ya que es un número casi incalculable y tardaría un tiempo importante citando apelativos musicales) se encontraba Pulsar, formada en 1970, provenientes de la mediana ciudad de Lyon,  con integrantes de nacionalidad heterogénea, para ser más exactos de procedencia franco-austriaca, al final de sus últimos años de carrera.

¿Qué tiene de especial Pulsar frente al resto de agrupaciones?, ya no sólo su música, sino, que podemos percibir a la primera banda francesa en fichar con un sello de Inglaterra: “Kingdom Record”, en 1974, tras la intensa búsqueda de un eficiente patrocinio.

El 90% de los integrantes pioneros desde 1970, resistieron el paso de los años sobreviviendo como músicos de sesión popular:

Jacques Roman (Sintetizador, teclados y mellotron).
Gilbert Gandil (Guitarra y voz principal).
Roland Richard (Piano y flauta).
Victor Boch (Batería y percusión)

A excepción de Phillipe Roman (bajo y voz) que no soportó le periodo de dilación, siendo sustituido por Michael Masson, papel que sólo interpretó en el bajo, pues la voz pasó a formar parte íntegramente a Gilbert Gandil, el que hasta entonces estaba apoyado por vocales subsidiarias.

Sendos con un pasado pueril ligado a la psicodelia de los sesenta como meros seguidores de los iconos contraculturales: Jimi Hendrix, Janis Joplin, Grateful Dead, The Doors, Canned Heat, The Who, Love, Quick Messenger Service, Etc., les dio fruto para crear proyectos de versiones como antesala de lo ulterior.

Su trabajo además en la sombra como arreglistas, les abrió puertas para firmas extranjeras de alto calado, una vez demostrado su valía, tal y como para ser exportada a toda la orbe terráquea.

En 1974, Terry King (que ya encauzó a Caravan) acepta la proposición del quinteto, nutrir del aporte necesario como para lanzarlos a la fama cosmopolita.

Para ello se contó con los gastos de grabación, maquetación, exportación y distribución, a cambio de un 50% de los beneficios.

En 1975, el esperado debut, “Pollen” yacía en muchísimos puntos de venta, un álbum experimental de cierta progresión abstracta, minimalista, de trasfondo ambiental debido a tu ritmo relajado, francamente remedo que no difiere mucho de la escuela Ange y Atoll.

A pesar de todo tuvo un éxito moderado, lo que dio pié a la búsqueda de la totalidad.

The Strand of The Future, rigió dicha labor, segundo acetato en estudio liberado en 1976, volviendo el similar cierre de ventas, pero esta vez con un 5% menos de ingresos. Su trama es similar a la de su prececedente.

Es por ello que el sello deja de fomentarles causando grandes desmotivaciones, hasta el punto de la separación y deserción entre los miembros.


No obstante la reunificación fue plausible gracias a la empresa CBS, cuyos regidores contactaron con Terry para proponerle un traspaso de derechos y registro, a lo cual este último aceptó.

Es así como nace Halloween, obrado en el 76 y publicado en el  77. Consiguió un aluvión de seguidores dispuestos a seguir a la banda allá donde fuera preciso.

A pesar de ello, la agrupación decide romper e incumplir el contrato, que entre lo concertado se encontraba el cumplimiento de elaboración de un segundo disco. Pues la potentada se quedaba con el 70% total de las ganancias, es por ello que tras los juicios pertinentes, Pulsar nunca lazó un cuarto trabajo hasta la entrada del nuevo decenio.

Finalmente en 1981, llegó “Bienvenue au Conseil d`administration”, propulsado por la casa francesa “Compagnie du théâtre de la satire”, que no era sino un sello autofinanciado, en el cual no repararon en gastos.

Si nos fijamos en el título tanto del disco como de su fomento, dejan entrever cierta mofa airada, por fin habían conseguido deshacerse de la especuladora compañía, con años de retroceso, a cambio se tornaron expertos en derecho, al fin y al cabo, los litigios algo bueno debían de tener.

Durante la década lograron perdurar cambiando constantemente de marca y componiendo desde prog hasta pop ambiental y experimental.

Memory Ashes en el 2007 lanzado bajo Cypress Music, supuso el regreso de los músicos a los valores de antaño, coqueteando aún más con el misticismo sinfónico y la nueva propaganda neo prog, admitiendo ser una banda convertida en leyenda dentro del panorama natal que les acontecen.


Abriendo un inciso en cuanto a Halloween, lo pormenorizo como la obra que sucumbió al encanto perfilado de sus dos antecesores. Aquí logran experimentar de forma cabal y conceptual un sonido característico de trama ocultista y tétrica digna de entronar como el único álbum progresivo ligado íntegramente al día 31 de octubre.

El acetato grabado en los Aquarius Studios, situado en el municipio de Ginebra (Suiza) durante el otoño del 76, confabula desde una apertura vocal donde resaltan timbres infantiles (interpretados por Sylvia Ekström) en crescendo y de forma paulatina van emergiendo instrumentos que van conformando un aura propincua al sinfonismo gótico, un contacto remozado frente a objetos inicuos (muñecas de trapo, espejos, candelabros, etc) no tratando de dar miedo, pero sí de provocar en el receptivo un mensaje onírico y subliminal, el trascurso vivencial de una niña afligida por su mala experiencia durante su corta vida en este planeta que llamamos tierra.

En cada paraje, se desarrollan diálogos que interactúan de manera filosófica frente a sus juguetes favoritos, de tú a tú surgen atmósferas ensimismadas, un viaje y retroceso a la dimensión del veto infante, crisma en el bardal de la osadía adulta relegando sus poderes connaturales e innatos en el colectivo común y estructurado ante un sistema de valores imperiosos.

Podemos intuir su cometido: una pequeña chica de la era contemporánea con carácter abstraído, introvertido, sumado a una beligerante fantasía donde se escuda del mundo metódico, la nueva orden social ignominiosa que trata de derruir el alma mística por natura, alegando sus inconcusos argumentos pacatos.

Durante el carril de la holgada rúa el magnetismo nos atrapa trabando complejas tejeduras multinstrumentales, y siempre con prólogo organístico además de guitarra sin electrificar como preámbulo de lo ulterior en conjunto.

Lo que más me maravilla de esta obra, es su sonido aparentemente hodierno, como si hubiese sido grabado con micros y tecnología de actualidad, debido a su esencia extremadamente pura, pulcra e impecable.


Exposición discográfica:

Pulsar - Pollen (1975)




Pulsar - The Strands Of The Future (1976)





Pulsar - Halloween (1977)




Pulsar - Bienvenue au Conseil d'Administration (1981)





Pulsar - Görlitz (1989)




Pulsar - Memory Ashes (2007)


Share:

Día de los santos difuntos - La noche de Halloween: Nacer Para Morir.

Bueno camaradas, la noche de los santos difuntos se acerca, Halloween como apelativo cambiando abruptamente el latifundio, que dicho sea de paso, siempre corresponde a un entorno tétrico y oportunista, ligado a la sazón del momento.

¿Trato o truco?, esa es la famosa expresión reiterada en cuantiosas ocasiones a lo largo del noctámbulo recorrido.

Bajo el consabido estilismo terrorífico la urbe se transforma en la deslumbrante mística pretérita. Caramelos como dádiva, calabazas como ornamentación sucumbiendo a los encantos del delirio infante y el más arduo inoficioso.

No obstante, no podemos negar que el sistema capitalista trajo consigo múltiples interrogantes, que abren la puerta al territorio inexcusable de la poca satisfacción del proletariado, es por ello, el contrarresto por parte de la cultura popular acelerar los designios de la felicidad utópica, del olvidar mediante costumbres publicistas la verdad inconsecuente que acoge con vigor a los subyacentes, ínclitos de la más alta prosapia.

No quiero hacer de esto un mundo, soy coherente con mi percepción, sólo trato de poner en manifiesto una verdad obstruida, aunque y como hoja de doble filo, yo, también caigo rendido a su infundio.

Halloween es magia, retroceso al periodo de la crónica humanística arcaica, de tótem y artimañas celtas para el resguardo de cualquier espíritu maligno, protección y culto ordinario a la diosa retención como miedo a la justicia cósmica, tratar de eludir la última fase en el final de los finales… triste es el óbito inexorable.

En esta noche podemos observar el terror en la mirada de los partícipes, su incierto desistir, el pavor a la nada o lo desconocido, el designio intelecto que nutre la tradición de la ablución impenitente y perecedera.

Tratamos sin minoría contraponer el concepto innato de la consciencia de nuestro propio fenecer, e incluso, evitamos idealizar como, cuando y donde será nuestra despedida.

Lo sé, el texto se torna pesimista, pero no nos aventuramos a pensar que todo tiene un inicio y un final, vivimos atareados sin reflexionar sobre ello, miles de millones de generaciones perdidas en el ocaso de lo que llamamos tierra, ambiciones, pasiones y perdiciones, personalidades, todo borrado bajo la atenta ojeada del espacio, un mundo foráneo en un submundo curvo, que parece no tener otro objetivo que el dar un bienestar efímero, sin objetivos, ni futuro definido.

Para mí, la muerte siempre está presente, el azar es incuestionable aunque eventual a corto plazo. Pero recuerda que el momento llegará acechando como verdugo inmoral… desideratum de lo propincuo y ecuánime... la muerte es para todos igual.

Nuestro miedo es debido al posible dolor sumado a la ignorancia del después, para unos todo termina aquí, para otros es un paso a la mejoría de una vida paralela.

En todo caso el misterio no es más que un punto de encuentro entre entidades sombrías, ininteligibles a toda razón objetiva y racional, presupone el acto superfluo de la verdad postergada.

Estamos avezados hacia la confortable posición unitaria de relegar lo inconcluyente, aunque no falto de dictamen que encomie su acto fehaciente, portadores del postulo axioma para la minoría pública.


No obstante, y si ello lo conlleva, no se puede negar el objetivar del entorno escepticismo, incredulidad para algunos, sucesos verídicos para otros, las anomalías heresiarcas de las hipótesis sistemáticas siempre serán acogidas con recelo científico, y es algo que debemos de asumir, una verdad que está ahí inamovible a espera de ser descifrada sin extremismos obsesivos.

Es por ello, que nunca deberíamos de cotejar ambas teorías en una sola afrenta subjetiva, para el que como un servidor, se ubica bajo el holgado telón ecuánime, estatus neutral del que sólo los legítimos desconocedores de la verdad absoluta hacen gala de humidad exorbitante, toda idea y principio no presupone el óbice para transmitir los proyectos paulatinos de todos aquellos pragmáticos empiristas, obradores de la evolutiva sapiencia ecuménica.

Pues si bien es cierto que todo rigor en la balanza de opiniones confrontadas, no es sino, un homenaje hacia el radicalismo obceco que boga sobre el recinto del inmutable trebejo hacia  la virtud inepta, y porque no decirlo, de cierto cariz indocto.

Debemos de dicotomiar los muchos paralelismos de juicio común. Y afianzar una mente posicional abierta a todo tipo de acontecimientos, y si no es así, por favor respóndanme ¿de dónde procede el Homo Sapiens y sus factores filogenéticos?, ¿existió realmente la Atlántida?, ¿por qué el big bang es ahora una teoría errónea?, ¿es sumable a la misma la controvertida teoría de cuerdas?, ¿dónde están esos dioses que tanto predicáis?.

Es entendible en demasía que en lo desconocido se halla la desconfianza del receptivo indirecto, pero obviamente para el usuario que visiona el episodio paranormal, el desacuerdo con el agnóstico es un hecho relevante, de cierto destello indigno y la razón debida.



Muchas teorías y poca resolución… mucho ruido y pocas nueces para espetar a las míticas afirmaciones:

¿Descansar eternamente?, ¿es el fenecer la mácula vinculante ante la esencia de la nada?, ¿hay energías no interpretadas por el humano?, ¿hay dispares dimensiones que frente a exiguos perfiles psíquicos no logran evadir tales manifestaciones?.



El concepto irracional debe entablar cierta ilación hacia el atisbo preclaro.

El afianzar inconmensurable en los encuentros enigmáticos nos recrean la sensación simulada del cómo sería el persistir en todo aquel radio intuible por el humano.

Os dejo con un vídeo editado especialmente para los tiempos que nos acontecen, básicamente basado en el texto que acabas de leer adaptado a cierta música y adornos propicios para crear un aura enigmática paragón hacia la vieja escuela ocultista y masónica.

                       
Share:

The Easy Rider Generation In Concert: CREAM - Heavy Promises, Acid Nights (LIVE DETROIT '67) 🇺🇸

Hoy traigo más reminiscencias del sonido Jebi en USA y de sus orígenes, la ruidosa ciudad del motor en la que algo se estaba fraguando en 1966-67 al margen de la música negra, el soul, o los buenos chicos blancos de la motown como como Rare Earth. El sonido garage psicodélico había llegado a esta gran ciudad pero con una cepa cargada de salvajismo puro en vena proveniente principalmente de grupos como MC5 o Stooges. La llegada del mítico power-trio Cream al depósito de chatarra industrial más grande de la música solo sirvió para acrecentar el espíritu del heavy psych en ese ambiente tan underground, darles a esos locos un aliciente británico botellas rotas y botes de ácido con prescripción médica. Las grabaciones han sido remasterizadas digitalmente con éxito en los 90s, antes de eso las grabaciones estaban en una calidad pésima probablemente porque se grabo un poco sobre la marcha con una mesa de mezcla de la que tuvieran allí en Detroit, sin el técnico personal del grupo, el volumen a veces sube repentinamente durante los solos para motivar al publico y eso en momento especiales, técnicas clásicas. Si que es verdad que se les nota un poco espesos a la hora sobretodo de cantar y yo creo que es porque irían ciegisimos. Por otro lado ha temas y solos lo suficientemente largos como para considerarlo un Jam, en trance entre los instrumentos.

le he metido las letras de apocalypse now jajaja ojala usaran este bootleg para
la bso del juego que va a salir el año que viene.
La verdad es que fueron a Detroit en un año en el que la ciudad pero sobretodo el país estaba patas arriba. Casi al borde de a anarquía parecía lo que se olía en el ambiente.



Una cosa que me mola mucho e cream es esa costumbre que tenía jack bruce o a veces clapton de poner un cigarro en e clavijerro de la guitarra/bajo y que el humo envuelva como una nube a los músicos e instrumentos, y a la cornuda y diabólica guitarra SG.

 Cream
Detroit Grande Ballroom
Detroit, Michigan
October 15, 1967

Bell Bottom - BB019/020 - SB 5

Disc 1:
1) Tales of Brave Ulysses
2) NSU
3) Sitting On Top of the World
4) Sweet Wine
5) Rolling and Tumbling
6) Spoonful

Disc 2:
1) Steppin' Out
2) Traintime
3) Toad
4) I'm So Glad (*)
5) Sunshine of Your Love (*)
6) Steppin' Out (*)

Note: (*) Winterland, San Francisco on March 10, 1968.

line-up:
Eric Clapton – lead and rhythm guitars, vocals
Jack Bruce – bass, vocals, keyboards, harmonica, rhythm guitar, cello (⍏ 2014)
Ginger Baker – drums, percussion, vocals


Cream no se por qué es una música que me acostumbre a escuchar a oscuras, tanto ahora en el salón al pasarlo por un amplificador a válvulas y dejarlo todo apagado que se vean solo las luces todo muy sideral o cuando tenía 15 años viendo conciertos de cream en la psp de madrugada y bajando a la cocina a echarme de vez en cuando un chupito de agua ardiente xddd era de las primeras veces en mi vida que empece a sentir la sensación de embriaguez, son recuerdos muy dulces de cream, cream es como una piruleta.






Share:

Estamos en Facebook

Idiomas:

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Película Semanal (Trailer)

Deja tu mensaje

Entradas populares

El álbum de La Semana:

La canción de la Semana

La España Psicodélica y Progresiva

Bandas

Archivo del blog