Aphrodite's Childs (1968 - 1972)

Ecos de Alejandría, sonidos griegos en teclados castos de cautivadoras armonías, acrecentaban el arraigo del posesivo hacedor en costumbres impetuosas, fuerte influencias de tiempos pueriles, buscadores del néctar postergado en variantes de sabor… a menudo acaudalados en músicos de respeto… de infravaloradas autorías, que tras sus acciones por farándulas, imponen sellos de francos corpóreos,  ante una sociedad  congregada en el estatus animadversado, arrojo de tendencias fatuas e ignorantes.


Conformados por el Grandísimo y célebre bonachón, Demis rousos, en tiempos primerizos decantándose hacia el sonido delicado de matices progresivos, antes de su despegue como unos de los grandes de la “canción italiana”, Su voz de majestuoso registro, mutaban las eufonías en cierto toque “sinfónico-operístico”, mucho antes de lo “establecido” por grandes “establecidos”, / el mítico, el legendario, el súper recordado “Vangelis”, que sin duda apuntaba maneras en tiempos “puericia versatil”, junto a Loukas Sideras y Anargyros Koulouris hacían las delicias respetables entre círculos versados. 

Todo empezó en la patria madre de las “misivas resonancias terrestres”, el comilón “Roussos” o “aquel progresivo romántico” como bien acierta Marcel en ocasiones, tras la separación de “The Idols”, intentó acrecentar su acciones participes junto “Loukas” y su primo “Vangelis”, alejándose totalmente del “beat”, “la máquina para enloquecer a las féminas”, para adentrarse en sonidos experimentales, a la par de sus cercanos “Panaderos Otorgados”, tras los constantes ecos de tierras británicas, grabando su primera maqueta de 2 sencillos en 1967 bajo el nombre “Vangelis and His Orchestra” enviada sagazmente por recomendación de su ingeniero a las oficinas de la “Phillips”, creando un enorme asombro entre el “compuesto empresario” que actuó rápidamente buscándoles un hueco en Inglaterra, un hecho fatídico debido a ciertos problemas (Servicio militar por parte de Koulouris, y la protesta de Mayo del 68). Finalmente decidieron quedarse en Paris fichando sagazmente con “Mercuri Record” que tras sencillos, finalmente se liberó su primer Lp “End of the World” bajo el nombre rebautizado “Aphrodite's Child” extrayendo la pista “Rain and Tears” como sobresaliente del álbum, subiendo a lo más alto del escalafón en cuestión de meses, afianzado en numerosas giras europeas.

Sin tiempo de relajación, “los descendientes de afrodita” publicaron su segundo álbum “It's Five o'Clock” en” los estudios tridents”, siempre respaldados por su protectores favorales Phiiilps, pudiendo destacar el majestuoso homónimo track “It's Five o'Clock” y la optimista “Spring, Summer, Winter and Fall”, pistas dignas de elogio acomodado, que con eficaz vigor actúan en el subconsciente… resaltando su portentoso deslumbre (las típicas canciones que las escuchas y se te pone la carne de gallina mmmmm).

En pleno despegue, Vangelis abandona su participación en los directos, para dedicarse a su exitosa carrera en solitario como compositor de bandas sonoras fílmicas, siendo sustituido por “Harris Chalkitis” en teclados, que en poco tiempo se adaptó completamente quedando reflejado durante las gira notoria que recaban el preámbulo fructífero de su regreso definitivo para el Long Play de estudio “666 (The Apocalypse of John, 13/18” en 1972, integro transferido del último tomo de la Biblia “ El Libro de la Revelación”, endureciendo considerablemente las armonías, pudiendo aislar la pista “The Four Horsemen”, indudablemente mi preferida entre todos sus registros, donde la maravillosa voz de Demi, pernocta el cierre de esquejes helénicos en resonancias de inmemorables mitologías.
mitologías.

Exposición Discográfica:


1-Aphrodite's Childs - End Of The World (1968) 






2-Aphrodite's Childs - It's Five O'Clock (1969)






3-Aphrodite's Childs - 666 (1972)


Deja una respuesta