The Beatles - Abbey Road, la oclusión de una leyenda.

¿Qué significa el Abbey Road?:

Cecilio Aguilera Nieto

El Abbey Road es una despedida, un intento de salida honrosa, haciendo la mejor música posible para finalizar la trayectoria del mejor grupo de rock de todos los tiempos.


Fue el penúltimo disco de The Beatles. Salió en septiembre de 1969, aunque el Let it be, lanzado en 1970, se había grabado antes para la grabación de la película del mismo nombre en enero de 1969.





Fue durante la grabación de este documental cuando se agravaron los problemas y desavenencias que llevaron a la disolución del grupo.

Los primeros problemas fueron de índole monetaria. Tras la muerte en 1967 de Brian Epstein, el mánager que les llevaba todos sus asuntos económicos, el grupo decidió hacerse adulto, llevarse sus cuentas y crear la compañía Apple, una empresa que grabaría sus discos y los de otros artistas a los que apadrinaron.

También tendrían una productora de cine, tiendas de ropa y todo lo relacionado con la cultura Pop. El desmadre económico fue tal que tuvieron que cerrar para que no los arruinara. Y para la disolución de Apple y posterior encarrilamiento del negocio, Paul proponía a su cuñado, y John a un amigo suyo; como siempre, George se alineó con John y Ringo era imparcial.


La idea de grabar Let it be fue de Paul, para así sacudirse las críticas de que el grupo solo grababa con apoyos orquestales y no defendía su repertorio en directo como hacían otros grupos psicodélicos que aprovechaban los últimos adelantos de los teclados, como Moody Blues o Pink Floyd.


Paul pensó que podrían volver a hacer algún directo. Para ello ensayarían, ellos solos sin orquesta nuevas canciones mientras filmaban todo el proceso, para demostrar que eran lo mejores músicos del momento.

En la película se observa que toda la dirección musical la hace Paul: decide todos los pasos a seguir, los tempos de las canciones y como se reserva el piano, sobre todo en sus composiciones, lo que contrasta con la idea que se tiene sobre el liderazgo de John en el grupo; en ese momento estaba en una especie de luna de miel con Yoko Ono y el trabajo le interesaba lo justito.


George cuenta como empezaban aquellas jornadas de grabación todos los días. “John era el que vivía más lejos del estudio y nos recogía en nuestras casas a Ringo y a mi en su Rolls Royce. El coche no tenía buena suspensión, tenía los cristales negros para que no nos reconocieran por la calle y con el porro que nos fumábamos en el trayecto llegábamos al estudio completamente mareados. Paul vivía cerca del estudio y llegaba andando, recién desayunado, con mucho entusiasmo y empezaba a dar órdenes”.

John y Ringo se dejaban hacer, pero con George siempre había roces. A George le exasperaba que si iba a coger una guitarra Paul le dijera: “¿Qué haces? Suelta eso, que ahora tienes que coger la acústica”. George admitía el liderazgo de John, al que idolatraba, pero siempre sintió algo de celos del Paul.

De todas formas, a parte de estos pequeños roces que se dejan traslucir en la película, cuando están haciendo música, se les nota en la cara que se vuelven el grupo de amigos de siempre y disfrutan como enanos.



La película termina con el mítico concierto en la terraza del estudio en Abbey Road. Hemos de advertir que el único músico que toca con ellos en todo el documental es Billy Preston, al que George llevó al estudio.

Una vez grabado todo el material, no se animaron a sacarlo en su momento y lo dejaron arrumbado, pensaban que las cámaras les habían intimidado y no habían conseguido la calidad necesaria.

Algo absurdo si tenemos en cuenta que se grabaron auténticas obras maestras como Across the universe y The long and winding road y otras que son clásicos populares como Let it be o Get back, pero en ese momento, el cansancio mental no les dejaba ver lo que tenían entre manos.

Con la disolución ya decidida, quisieron terminar dignamente con un último disco, posiblemente por razones contractuales con la EMI. Volvieron al estudio con su anterior método de trabajo, con las canciones arropadas con orquestaciones arregladas por su productor George Martin. Seguramente la liberación mental que les producía pensar que era el último trabajo hizo que colaboraran y disfrutaran como nunca. La colección de canciones es excepcional.

                                                       

Entre ellas se encuentra la segunda composición de Ringo "Octopus Garden", que ya se veía esbozar en la película ayudado por George, y que es de lo mejor que ha compuesto en su vida.

Las dos de George, "Something y Here comes the sun", se encuentran entre las mejores canciones de todos los tiempos y más versionadas. Los dos temas de John de la cara A, "Come together" y "I want you", supusieron una inflexión en el rock, que se hizo más adulto y algo más oscuro.

Fueron una gran influencia en la música posterior; se aprecian ecos de "I want you" en "21st century shizold man", el tema con que se abría la carrera de King Crimson.

Dos temas introdujo Paul en la cara A. "Maxwell's Silver Hammer"; la típica canción decadente, algo pachanguera, que ya ensayaron en el documental, donde un técnico golpeaba un yunque con un martillo, aunque no conseguía coordinar los golpes, fue Ringo el que coordinó el martillo para el disco. Y "Oh! Darling"; una balada roquera revivalista, estilo años 50, que John le pidió cantar, porque le gustaba mucho ese estilo y Paul no le dejó.

Pero la gran aportación de Paul consistió en el medley final de la cara B, donde metió todos los esbozos de canciones que pudo (entre las cuales John incluyó tres temas). Este medley está considerado, por muchos críticos, como la mejor grabación de la historia del rock.

Empieza con "Because", un maravilloso ejercicio vocal de John, George y Paul; sigue con "You never give me your Money", canción con tres melodías y potentes solos de guitarra de George. Después van los tres temas de John: "Sun king", donde siguen las armonías vocales con un bonita introducción de guitarra y bromas al meter al azar palabras en otros idiomas; "Mean Mr. Mustard", un tiempo medio cantado a dúo con Paul; y "Polythene Pan", un potente rock and roll. Cuando termina, John dice: “Paul MacCartney”, y Paul empieza el siguiente bloque.

Esta presentación es importante, es todo un homenaje, un reconocimiento del resto del grupo al trabajo de Paul, que se había echado el grupo a la espalda en el último año.

El bloque de Paul empieza con "She came in through the bathroom windows", canción que ya había grabado Joe Cocker cedida por Paul, y sigue con algunas de sus mejores composiciones: "Golden slumbers, Carry that weight y The end". En "Carry that weight" cantan los cuatro a coro “Chico, carga ese peso, largo tiempo”, donde profetizaban lo que iba a significar ser un Beatle durante el resto de sus vidas.

En The end hay solos de guitarra de George, John y George, y convencieron a Ringo de que hiciera un solo de batería. Él se resistió, pero le apremiaron diciéndole que era lo último que iban a grabar juntos, y al final introdujo uno pequeño.

El tema Her Majesty era otro esbozo de Paul que introdujo en medio del medley, pero en la audición le dijo al técnico que lo quitara, que no quedaba bien una pieza tan poco vestida. El técnico lo desplazó en la cinta y entró por error en el prensaje del disco después de 20 segundos de silencio. En las primeras ediciones no entró en los créditos, convirtiéndose en la primera pista oculta de la historia de la música.

¿Y qué pasó con las grabaciones del documental, grabadas casi un año antes? Pues que la EMI dijo que habían costado muy caras y que no se podían desperdiciar.

John Lennon llamó al productor americano Phil Spector con el que había contactado para su primer disco en solitario y le dijo que editara un buen disco con esas grabaciones. Spector aceptó el encargo y propuso añadir sus arreglos orquestales. Por supuesto, Paul se negó; decía que el espíritu de la película era la grabación de un grupo de rock, solo con sus instrumentos.

En la votación ganó John con el incondicional apoyo de George y la abstención de Ringo. En realidad, ganaron los dos, pues simultáneamente se editaron el disco y la película, ambos con el nombre Let it be: el primero con los arreglos de Spector, y el segundo tal y como se grabó. Aunque lo que en realidad quedó para la posteridad fue el disco. La película tuvo poca trascendencia, aunque ganó el Oscar a la mejor banda sonora.


Cuando Spector estaba trabajando en la producción del disco llamó a George y le dijo que en las grabaciones del documental no encontró ninguna canción suya con tanto nivel como en las del disco Abbey road, y que si tenía alguna buena canción para incluirla. George contesto: “Claro, tengo muchas” y se reunieron para mostrarle todas sus canciones no grabadas. Spector dijo: “Bueno, el disco de The Beatles se queda así y con tus canciones hacemos un buen álbum, este va a ser tu año”.
Spector llevaba razón.

Con todas las canciones de los últimos 5 años que Harrison no había conseguido incluir en los discos de The Beatles, sacaron el primer álbum triple de la historia, All things must past.

En realidad era un LP doble de canciones y otro de improvisaciones de guitarra de blues y rock con Eric Clapton. Si Let it be fue la canción nº 1 de 1970, My sweet lord, de Harrison, fue la del año 71.

Leave a Reply