John Phillips - John (1969)

Camaradas, nos enfrentamos a uno de los vinilos más oscuros del mundo musicómano, y es por ello que el reto de adentrarse hacia los pocos datos que vagan por la red, nada concisos ni aclarados, suponen una clara tendencia de inventiva en cuanto a parangón con otras bandas se refiere.

Es aquí cuando se pone de manifiesto la capacidad el escritor para crear un todo de la nada, para eludir la notable desventaja que conlleva el nulo propósito de enmienda.

Artista: John Phillips
Localización: Zimbabwe
Álbum: John
Año: 1969
Género: Folk, Folk Psicodélico.
Duración: 35:02

Pistas:
01. Ballad Of A Tall Man — 2:04
02. Peppermint Wind — 3:00
03. The Rock — 1:25
04. Willow Brook — 2:40
05. Paint Box Jester — 1:53
06. Scaramouche — 3:41
07. Pre Ante Pen Ultimatum — 2:34
08. Mulberry Avenue — 3:13
09. Whisper To The Wind — 2:32
10. The Bird With Plastic Feathers — 2:57
11. Sylvia — 2:38
12. Permutation Child — 2:20
13. Look At The Time Fly — 3:53

Tras profundas indagaciones, al parecer John de origen europeo pero de padres afincados por causas laborales en el sur de África, supuso para el mismo, que su estancia en Zimbabue fuese un infierno constante.

Transexual y hippie, dos rasgos poco comunes soterrados bajo un sistema político conservador, y más si tenemos en cuenta la ley de reforma que se estableció en el territorio llamada "Apartheid", la que decretaba claramente una segregación racial sin posible interactuación entre étnias de distinta pigmentación.

Los blancos al ver que iban perdiendo poco a poco sus privilegios frente a los natales de color, idearon una exención de supremacía correspondiendo los mejores territorios a los primeros  y los ínfimos y contaminados a los segundos.


Claro, en este clima de terror, sumado a un capitalismo incipiente de plena propensión al extremo derechismo, John vivió la alegoría redentora, símil a Jesucristo.

Aficionado a la música de cantautor, aprendió los primeros acordes en la guitarra a cargo de un amigo que poseía un banjo.

Él simplemente dejándose llevar y con mucho tiempo libre de su parte, poco a poco fue creando temas hasta completar un repertorio íntegro y decisivo, tan extenso como para liberar un long play de larga duración.

Finalmente logró contactar con el sello RPM, empresa que al principio fue reacia a su fichaje, pero tras extensas charlas, John logró su objetivo y para mayo de 1968, ya estaba en los estudios del ingeniero Geoff Tucker.



En 1969, apenas 200 copias fueron prensadas y para más inri, sólo tres han sobrevivido hasta nuestros días, pues las autoridades del lugar confiscaron casi la totalidad para posteriormente ser destruidas achacando daños potenciales e intento de revuelta irascible en contra del régimen.

Como es usual, esos tres álbumes restantes, ahora tienen cifras de valuación astronómicas, y gracias uno de sus poseedores, nosotros podemos disfrutar de esta digitalización con un tribulado pasado.

Con respecto a la estructura del álbum, se trata de una métrica usual con reiteración de sonidos y leitmotiv pegadizos, todo en un concepto acústico sin ningún tipo de interacción a excepción de voz y guitarra con caja de resonancia como modo de amplificación.


John imita a sus ídolos de costumbre, optando hasta la medianía de la obra por un cariz mucho más psicodélico, trazos arduamente armónicos, además de títulos muy ligados al ámbito popular en cuanto a palabras de la jerga juvenil del entonces, emparentado con autores de la costa oeste y cualquier otro pionero del género folk americano: Joan Baez, Eric Andersen, Judy Collins, Richard y Mini Fariña, Richie Havens, Donovan Leitch, Gordon Lightfoot, Fred Neil,  Odetta, Peter Paul y Mary, Tom Paxton, Tom Rush, Buffy Sainte-Marie, etc.

Tras la pista 9, el proyecto se torna ligeramente atonal, lleno de complejas variaciones en la altura de las cuerdas vocales, quizás y seguramente haciendo honor a las agrupaciones de acid folk surgidas en Europa, tales como: Incredible String Band, Ian Campbell Folk Group, Bert Jansch, Leon Rosselson, Ralph McTell, Tommy Maken, Clancy Brothers, Dubliners, Johnstons, etc., y todos aquellos franceses obcecados por imitar a Bob Dylan.

                       

2 Responses so far.

  1. Ostiaaaaa no me joodas Zimbabue!??? Entonces es un disco de la antigua república de rhodesia esto me lo pongo yo para el battlefield 1978 ya pero ya..

  2. djcarl says:

    Awesome!I found a similar samples to these tracks, i left link here - www.lucidsamples.com

Deja una respuesta